Recuerdos ajenos, guardados en una hoja de papel.

¿Recuerdas aquel cuento lleno de ventajas que te conté aquella tarde de verano? Yo sí.

¿Te acuerdas de que las palabras salían a borbotones de mis labios, dejándote paso libre a aquella mente que tanto deseabas explorar? Cada día rememoro esos instantes.

También recuerdo que en aquel cuento los protagonistas no tenían nombre; eran personas que jamás existieron, que jamás existirían, pero tú creíste en ellas tanto como yo lo hacía. Creíste en aquellas personas de papel, con alma de tinta, y les regalaste un sitio en tu memoria, un espacio que nadie podría arrebatarles. Ni siquiera yo.

Ahora me gustaría tanto devolver el tiempo para poder inventar cuentos… fabricarte fantasías; recuerdos ajenos, guardados en una hoja papel que el paso de los años desgastará, pero al fin y al cabo eso no tiene importancia, porque tengo la absoluta certeza de que también para ellos habría un sitio en tu memoria.

Me gustaría poder fabricarte un cuento en el que tú y yo podamos ser una de ésas personas de papel, porque quizá ésa sea la única manera de ganarme un sitio en tu cabeza, puede que de ése modo, a pesar de que pierda mi nombre en el intento, recuerdes que era yo quien te susurraba al oído historias de un mundo inexistente.

2 comentarios:

VALKIRIA dijo...

muy bello como todo lo que escribes... ojala pudieramos fabricar tan bellas historias como sueñan en tu cuento...
sigue asi... (L)

Vale dijo...

Vuelvo a leerte raru!!!

me han conmovido tus palabras sobre todo esas que dicen: "..porque quizá ésa sea la única manera de ganarme un sitio en tu cabeza..."

me gusta este fabricar fantasías que nos lleven a otros mundos, a otras situaciones, a otros amores

Te quiero sigue escribiendo
UN beso